Uhj, Uhjlid y uhjangdan

Índice de contenido

Palabras clave:

¿Qué es?

¿Qué implica a nivel biológico el Uhj?

¿Qué implica a nivel social el Uhj?

El Uhj, causa de una sociedad mayoritariamente bélica.

El Uhjlid y el Uhjangdan.


Palabras clave:

Uhj: Literalmente, “El Dolor Eterno”. Está compuesto por la palabra Uh (dolor) y la flexión “j”, que implica perpetuidad. Es una etapa del ciclo biológico de los hirge, antiguamente inicio de la época fértil del individuo. Los filólogos están de acuerdo en que en el hirge arcaico la jota final tenía más significado de profundidad que de perpetuidad, por lo que en sus inicios podía haber significado “dolor lacerante” o “dolor del alma”, lo cual tendría mucho sentido.

Uhjlid: Se traduce como “El caminante del Dolor Eterno” Está compuesto por Uhj, que es el dolor crónico, y el subfijo “lid”, “el que camina por …”. Dícese de la persona que sufre de uhjangdan.

Uhjangdan: “La Senda del Dolor Eterno”. Compuesto por Uhj (dolor eterno) declinado en genitivo (uhjang) y el sustantivo dan (senda). Es una enfermedad mortal que hipertrofia la fuerza del enfermo y mantiene su psique en un estado de eterna necesidad y alerta, buscando un compañero apto e incapaz de encontrarlo. Entre los Jirges de Dieskiem se la llama La Sed del Río, o La Ceguera de los Sentidos. No se conoce cura posible.
Volver al índice

¿Qué es?

El Uhj es una etapa del ciclo vital de los hirge.

Esta especie con una cultura que evita todo contacto físico y realiza la reproducción por medio de la unión mental, considera que la edad en la que uno de sus miembros es apto para la reproducción es a partir de los 13 años, a pesar de que nadie menor de 16 ha entrado nunca en las listas de candidatos para el permiso de paternidad y en los últimos seiscientos años el padre más joven tenía veintitres.

Esta es una cuestión puramente psicológica. A dicha edad los hirge ya tienen su mente plenamente desarrollada, y La Cuna podría ser alojada en una de las antesalas de su psique sin que la mente del muchacho corriera peligro o el proceso de mantenimiento del jardín agotara por completo su energía, conduciéndolo a una posible muerte cerebral. Sin embargo, social y culturalmente, nadie que no haya obtenido un nombre de profesión es considerado capaz de cuidar de otra vida aparte de la suya, y eso no ocurre hasta los dieciséis años, al menos.

Sin embargo, a pesar de los métodos de reproducción puramente psicológicos de esta sociedad, lo cierto es que los hirge tuvieron que tener en algún momento de su prehistoria un ciclo reproductivo similar a la de la mayoría de la fauna del universo: físico. Prueba de esto es el ciclo del Uhj, similar al celo de muchos animales. Ya ovíparos o vivíparos, los indicios que dan su propia anatomía, con órganos reproductores, y su ciclo vital, con el uhj, hacen indudables dos deducciones: 1º, que primitivamente los hirge tenían dos géneros, el masculino y el femenino, y 2º, que su ciclo biológico de reproducción comenzaba en torno a los 20 años, con el Uhj.

En esa época el cuerpo de los hombres, y se cree que también el de las mujeres desaparecidas de esta especie, termina su proceso de desarrollo y comienza a mostrar los primeros indicios de capacidad sexual. Antes de esto está demostrado que ningún hirge puede lograr una excitación física.

La etapa del Uhj suele durar desde que el sujeto es apto para el acoplamiento hasta que haya logrado realizarlo. Después de esto puede volver a experimentar una situación similar, sin ser considerado Uhj, puesto que el dolor es más suave y éste desaparece al cabo de horas o días. Se le conoce como el Uhmid, y muchas parejas ni siquiera consideran importante satisfacerlo.
Volver al índice

¿Qué implica a nivel biológico el Uhj?

Los expertos en el Uhj dividen esta etapa en tres procesos: El despertar, el reposo y la búsqueda.

El despertar es la fase más dolorosa del Uhj. La crisis suele llegar precedida por dolores musculares, sudores, frío interno, inquietud e irritación. Esto sucede porque la glándula uhjmósfida, situada junto al páncreas, comienza a interferir en la circulación sanguínea por primera vez. Cuando el flujo ya es constante, la anguhjina es introducida en la sangre, acelerando el ritmo cardíaco. A partir de ese momento las glándulas sudoríparas segregarán el aroma de la testosterona y la onguhjona, mientras que la glándula pituitaria.

Al mismo tiempo el cerebro también está siendo afectado, notándose especial actividad en el sistema límbico, facilitando que el individuo tenga más tendencia a sentirse afectivo e interesado por otros compañeros, y el hipotálamo.

Este proceso va acompañado de un dolor más psicológico que físico, aunque muchos individuos localizan focos dolorosos en pecho, pulmones y cuello, pudiendo ser producto de la tensión y el estrés producido por el Uhj. Cada vez que la persona siente interés por alguien, su cerebro segrega endorfinas, lo cual ayuda a soportar el malestar al tiempo que le da la confianza necesaria para intentar un acercamiento.

En la antigüedad, cuando la sociedad, como todas las culturas primitivas, no regulaba los límites entre el cortejo y el acoso, debió haber sido un fuerte impulsor para que aquellos con más fuerza y nivel de testosterona y anguhjina en sangre se reprodujeran.

Actualmente las normas éticas inculcadas desde la infancia y el conocimiento de las leyes reduce el número de problemas que la adicción natural a la endorfina puede causar en alguien que acaba de despertar en el uhj. También los médicos podrían llegar a recetar inyecciones de melkdona, que contrarrestan los efectos de la anguhjina induciendo a la persona en una ligera apatía. Dosis demasiado altas de melkdona podrían llevar a la depresión y el suicidio, por lo que siempre se usa como última opción, y normalmente con posibles uhjlid (ver uhjlid).

El despertar puede dudar una media de ocho días, dándose casos de despertares que han acabado antes de las veinte horas o que han persistido después de meses. Si llegara a alargarse más de seis sin que haya motivo médico para ello, la persona será declarada Uhjlid y se le medicará en consecuencia, procurando hacer lo más digna posible las fases finales de esta dolorosa enfermedad mortal.

El reposo se produce cuando el cuerpo ya se ha habituado a los nuevos niveles de anghjina en sangre. El cuerpo y la mente se acostumbran al nuevo estado y entran en una fase de calma plácida, marcada por picos de felicidad causada por la endorfina. Durante esta época los hirge experimentan un florecimiento en sus capacidad físicas y psíquicas, sobresaliendo del grupo con un claro intento de convertirse en una pareja interesante para otra persona. Muestran una claridad intelectual muy profunda, y se sienten excitados ante la perspectiva de realizar actividades de fuerza, tales como carreras o luchas. Tienen a la superación personal y a la competitividad, esforzándose cuando son observados y aún más si alguien que les interesa está entre el público. El premio ante la victoria, como siempre, será la segregación de endorfinas junto a la sensación de realización.

Si la persona encuentra a una pareja con la que mantener un encuentro físico -no psicológico-, el reposo acabará y con él el uhj. Sin embargo, de alargarse por demasiado tiempo, poco a poco la sensación de confianza decaerá, junto con la alegría, y comenzará a sentirse inquieto y ansioso, entrando en la tercera y última fase.

La búsqueda es el momento final del uhj para todo aquel que no sea un uhjlid. Es raro si ésta se alarga más de ocho días, y normalmente suele acabar poco después de empezar. En este momento el individuo amplía sus estándares, aceptando a cualquier persona como un compañero apto, y tiende a ser directo y dominante. Por este motivo todo aquel que llega a este estado suele recibir asesoramiento especial para no cometer una imprudencia, recetándosele una dosis de melkdona sobre la marcha según sus niveles de testosterona.

A pesar de que la persona pierde sus inhibiciones básicas, ampliando su grupo de interés a gente en la que antes podría no haberse fijado, como desconocidos o miembros de grupos que no coincidan con sus intereses (como podría ser un comerciante para un guerrero), siempre seleccionará al mejor espécimen de los que tenga cerca siguiendo sus propios criterios. Si por ejemplo un soldado quedara encerrado en una habitación llena de vendedores, lo más seguro es que se sintiera atraído por aquel que demostrara arrojo o seguridad en sí mismo, y al contrario, si un comerciante se encontrara en una base militar, se interesaría por aquel que tuviera don de gente o gran poder de persuasión.

En el momento en el que la unión finalizara, el uhj acabaría, con la desaparición de la anguhjina progresivamente de la sangre, y la persona regresaría a vida diaria con normalidad.

Un dato muy importante que revela que el Uhj tiene una gran carga psicosomática, es que la realización del coito no exige penetración ni intercambio de fluidos. El 99% de los casos se solucionan con la estimulación manual de los genitales, siendo sólo uno el que está excitado durante el acto.
Volver al índice

¿Qué implica a nivel social el Uhj?

Al ser este un proceso por el que pasan todos los individuos de la sociedad, es algo aceptado como natural, aunque no por ello tema de habla cotidiano. Igual que podría ser la llegada de la menstruación en las mujeres humanas, no es condenado ni escondido, pero sólo se habla, o presume de ello, en el seno de la familia. Sin embargo, una vez pasado el Uhj, es motivo de regocijo entre los más cercanos, y el hombre y su familia podría ser felicitado por conocido o compañeros de trabajo. El motivo es que en la actualidad la uhjangdan es la enfermedad más mortífera y temida por los hirge, y superar esta etapa descarta a la persona como posible enfermo.

En la cuestión física, el uhj puede causar mucho estrés en el indivíduo, especialmente en la primera y última fase, puesto que la fuerte psicocultura de esta sociedad ha marginado el contacto físico, y muchos hirge consideran desagradable, incómodo o irritante una cercanía demasiado íntima. Es por eso por lo que cuando tiempo más tarde se manifiesta el uhmid (la reminiscencia suave y periódica del uhj que se mantendrá durante toda la vida) muchos optan por no complacer sus instintos y aguantar con estoicismo este dolor mucho más leve.

Sin embargo durante el Uhj esto no es posible, y en algunos casos la familia o los más cercanos a quien lo sufre se aseguran de que termine rápido como quien cuida a un enfermo. Antiguamente se usaban esclavos narsianos para este propósito. En la actualidad un viaje a una ciudad cosmopolita donde se pueda pagar por el contacto físico es una de las opciones más recurridas entre aquellos que pueden costear semejantes viajes. En su defecto, alguien cercano y sin parentesco psicológico -o sea, no pertenecer al grupo familiar- podría aceptar el deber de acabar con el uhj de otro. Esto suele suceder especialmente entre alumnos y profesor, puesto que es raro que el maestro no sea una opción atrayente para el discípulo y de esa forma éste podrá regresar a su trabajo y concentrarse en él. Rara vez esta cercanía íntima cambia la dinámica de la pareja, y ninguno suele hablar de lo sucedido. Si se supiera, a nadie le resultaría extraño o aberrante.

En los casos más afortunados, la persona pasa por el Uhj estando ya en una relación estable con un compañero. En esa situación jamás se plantearía recurrir a otro en busca de ayuda. El deber de acabar con el dolor le corresponde únicamente a su novio, y esto no siempre implica que vaya a realizarlo con entusiasmo. Pero si se negara a su obligación, o el otro recurriera a una tercera persona sin acuerdo previo, la relación correría peligro de romperse.

En resumen, el Uhj es una etapa de la que nadie se avergüenza pero no la pregona; los de su entorno se asegurarán de que la lleve a término con la mayor facilidad posible, y finalizarla es un triunfo personal y una alegría para quienes lo rodean.
Volver al índice

El Uhj, causa de una sociedad mayoritariamente bélica.

No hay duda de que a nivel evolutivo, el uhj se ha fomentado a sí mismo y todas las características que le ayudan a perpetuarse en la línea genética de los hirge. En la prehistoria debió ser el principal detonante de los apareamientos y causa de la mayor parte de los descendientes. Aquellos que eran corporalmente más fuertes, con altos niveles de agresividad y un Uhj más imperioso se reprodujeron más que los débiles o aquellos en los que el uhj no se manifestaba.

Todos los datos apuntan a que los uhjlid, los enfermos de uhjangdan, al no poder salir nunca del uhj fueron en su tiempo los grandes padres de las nuevas generaciones. Cualquier estudio genético que se haga en la población hirge demuestra que hay en sus ascendientes tantos uhjlid que nadie se libra de ser portador de la enfermedad, aunque no se manifieste en todos, por suerte para la supervivencia de la especie.

En sus orígenes, los uhjlid tuvieron que tener el monopolio de la mayor parte de la población reproductora de la época -las mujeres que alguna vez debieron existir-, y combatirían entre sí por este trofeo. Los genes que pasaban a la siguiente generación, por tanto, eran de los más fuertes entre los fuertes, haciendo una discriminación mucho más especializada de lo que haría cualquier otra especie, mucho menos violenta y sin un ciclo reproductivo tan acuciante y con mayor lapso de tiempo entre celo y celo.

Toda la fauna del universo sigue este mismo modelo de evolución, pero en el caso de los hirge se vio multiplicado cuando un hombre uhjlid se unía a una mujer uhjlid, generando una nueva generación donde este rasgo era mucho más fuerte. Generación tras generación, aquellos que no sufrían de uhjangdan fueron discriminados, hasta casi desaparecer.

Actualmente los hirge son incapaces de recordar nada más allá del año intergaláctico 315·36, debido a la destrucción de Ygg Langit, junto al 78% de su población y gran parte de su cultura material y física. Pero hay pruebas que demuestran que ya existía un Jardín Oscuro anterior a esas fechas, y que ya se practicaba la eugenesis manteniendo a los uhjlid fuera de las listas de paternidad. Esto quiere decir que los hirge llevan más de siete siglos tratando de discriminar el gen del uhjangdan, y aún hoy un 3% de la población sufre este mal mortal.

Para lograr sus fines han mantenido muy diversas políticas, algunas duramente criticada por la historia, como la dominación de Yldium, en la que usaron a las mujeres de esta galaxia para intentar disminuir la carga genética de este mal en su propio pueblo. Los resultados confirman el éxito de esta medida, pero no por ello es menos digna de crítica.

Volver al índice

El Uhjlid y el Uhjangdan.

El uhjangdan es la enfermedad de aquellos que son incapaces de pasar a la segunda fase del uhj.

Volver al índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s