El libro, su autor y su booktrailer son basura

Hace tiempo, hablando con una amiga, despiezamos por completo un libro que no nos gustaba a ninguna de las dos. Uno de esos libros que son malos con avaricia, que no tienes por dónde cogerlos: personajes con personalidad múltiple y problemas de psiquiátrico, y no de los guais; conflictos absurdos que se podían solucionar si el protagonista tuviera dos dedos de frente; incitación a la violencia doméstica; vocabulario ridículo… Posiblemente te hagas una idea de cuál libro estoy hablando.

—Eso sí —le dije—, la portada es una genialidad. El diseñador, fotógrafo, y quien estuviera implicado, se merece un premio en algún concurso de portadas. Es sencilla, elegante, con un buen juego de claroscuros, brillos y colores. Ole por la portada. Si no fuera porque representa una mierda literaria, la enmarcaría en el salón.

Y ahí fue cuando ella me observó como si estuviera loca, se levantó, miró a ambos lados de la cafetería, asegurándose de que nadie hubiera escuchado mi desvarió de criterio, y se inclinó un poco para susurrarme.

—¿Te has vuelto gilipollas? Es La Portada. No puedes ir por ahí diciendo que la portada es de buen gusto. No puedes decir que el traductor es bueno, o que la maquetación es la perfección hecha tinta, porque eso es de vendidas, y tú, Rosa, no eres una vendida. Tú escribes reseñas en tu blog y dices las cosas tal cual son. No puedes ir congraciándote con las editoriales cuyo producto calificas de diarrea literaria. Eso tiene un nombre, y se llama hipocresía.

Bueno, no. No dijo ese diálogo así tal cual. Más bien estoy resumiendo el intercambio de frases cortas (preguntas y respuestas y algún que otro grito a media voz) que se desarrolló a continuación. Es que en el blog me cobran por palabras, y una tiene que ahorrar.

Sé que hay mucha gente que comparte su opinión, pero a mí me parece que es llevar un gusto a su punto más radical. Que no me guste la tortilla de papas no significa que no me gusten los huevos, el plato donde la sirven o el restaurante donde lo hacen. Es más, el cocinero puede hacer bazofias de tortillas pero ser un genio con los polvitos uruguayos. Si es así, no considero de vendida decir a viva voz que me da los mejores polvitos a este lado del charco. Lo considero de persona con criterio.

 photo 5020407401_e9589f4410_o_zpsaiqkq1rb.jpgSi tengo algo claro es que nunca he criticado un libro que no haya leído primero, o un producto que no haya usado personalmente, sin embargo hay obras derivadas de cada libro que llegan antes, durante o tras su publicación, y puedo dar mi opinión sobre ellos antes, durante o después de su lectura. No poder decir que me gusta un booktrailer, una portada, una campaña publicitaria o incluso la película basada en el libro porque éste sea una mierda en mayúscula, me parece de radicalismo ideológico. Un gusto no es una religión, es una opinión, y las opiniones, incluso, varían con el tiempo.

Sé que para este punto de la lectura tu mente está funcionando a toda máquina para poder leer entre líneas qué estoy diciendo, y sé que seguramente piensas que me estoy metiendo contra la campaña de boicot a la película de Cincuenta sombras de Grey. Nada que ver. Hay otro libro anterior que ya incitaba a las adolescentes a hacer lo posible para que las autoridades no pudieran descubrir a su asesino si este era el chico al que amaba locamente. A pesar de eso, tampoco es por su película por lo que estoy escribiendo este texto. Es por mí misma y por mi derecho a poder decir: Qué puta genialidad de portada, booktrailer, BSO, película, o pepinillos en vinagre, y chapó por quien lo hizo, que no fue el escritor de la bazofia a la que está ligada.

2 comentarios en “El libro, su autor y su booktrailer son basura

  1. De hecho, por lo que he visto, la mayoría de las peores novelas que se han publicado en los últimos tiempos tienen un trabajo de markéting de veinte. Las portadas son divinas, la promoción es excelente, las opiniones de la gente a su alrededor son siempre favorables… ¡Tienen que serlo! Mientras peor la obra, mejor tiene que ser el envoltorio para engañarte.

    Le gusta a 1 persona

    • Eso me temo. No creo que nadie comprara esas novelas si no fuera porque tienen una portada atrayente y un motor promocional descomunalmente bueno a sus espaldas. Si tuvieran las mismas portadas que muchos libros buenos cuyos editores creen que con la calidad por sí sola van a dejar huella en el mercado, quizás gracias al boca a boca y las buenas críticas en revistas literarias, nadie las leería.

      ¿Te imaginas Cincuenta sombras con una portada similar a la de cualquier libro de Henry James?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s