Reseña: A través del sexo, Nayra Ginory.

Sinopsis:

En su primera salida nocturna a un local de ambiente, Noah conoce a David, que le arrastra a la pasión y el amor, pero a medida que va madurando y descubriendo que el mundo no funciona a base de idealismos románticos, ¿descubrirá también que del amor no se puede escapar a través del sexo?

Tras haber conseguido miles de lecturas en Internet y las redes sociales, en donde ha marcado un antes y un después en el panorama de la novela homoerótica en español, A través del sexo hará las delicias de los amantes del género gracias a sus inolvidables personajes y una trama que conquista desde la primera página.

Especificaciones:

Género: Gay. Romántica. Erótica.

Páginas: Tomo 1: 456; Tomo 2: Aún no ha salido.      Palabras totales: 387.000

Formato: papel y digital.

Editorial: Babylon.

Precio: Papel: 17’95€; Ebook: 2’95€

Escenas sexuales explícitas: Sí.

Reseña:

Relatada en primera persona, A través del sexo es una novela refrescante que nos va narrando la vida de Noah desde los diecisiete años, poco antes de alcanzar la mayoría de edad y con la meta de no llegar virgen a su cumpleaños, hasta los veintidós, cuando acaba la carrera después de haber experimentado todos los lados de su despertar sexual, después de disfrutar de su juventud, conocer el amor, el desamor, la traición y, sobre todo, la amistad.

Esta podría ser la historia de Noah y David, pero sería mentira. Es la historia de Noah y su camino hacia la madurez. Casualmente la vida de David corre paralela a la suya, con constantes encuentros en los que tanto el uno como el otro no pueden evitar dejar de hacerse daño a base de amarse. Entre medias y sin olvidar nunca quién es el protagonista, sin llevarnos por derroteros innecesarios ni imponernos escenas interminables de terceras parejas que ni nos van ni nos vienen, nos vamos enterando de la vida de sus amigos, a los que poco a poco cogemos un cariño especial y aprendemos a quererlos o aceptarlo en nuestro grupo, página tras página. Todo lo que a ellos les sucede será de vital importancia, porque terminará repercutiendo en el día a día de Noah y, por supuesto, en su cercanía o lejanía con David.

El título no te miente. Durante esos cuatro años Noah va a observar el mundo a través de un prisma especial: A través del sexo. En los cuarenta y cuatro capítulos que dura la novela (tomo uno y dos), vamos a tener dosis altas de este, al igual que de tensión sexual no resuelta, pero también de alegría, humor (muchísimo humor) y algún que otro mal trago.

En cuestión de narración, al estar todo explicado desde las palabras del protagonista, un muchacho joven, nos vamos a encontrar constantemente con expresiones habituales en el día a día, pensamientos o razonamientos personales y una perspectiva sesgada, sólo pudiendo saber lo que Noah sabe e intuyendo el resto.

Crítica personal:

Quizás te puedas pensar que esta es la típica historia de amor. Chico conoce a chico, tienen sexo caliente, alguien les hace la vida difícil un par de capítulos y al final viven felices y comen perdices. No es el caso. Es una historia más larga, más bonita y más interesante.

Tengo que decir que, cuando di con ella, me di un maratón, devorando los primeros treinta capítulos en dos días y alguna noche entre medias. No sólo la narración era buena, sino que la forma en la que se iba desplegando la trama poco a poco me tenía fascinada. Con los primeros capítulos había tenido la sensación de que era un relato simple en el que la escritora no se había devanado mucho la cabeza; quería escribir sobre sexo y tomó la escena más típica: bar gay, chico virgen, adulto experimentado. Me equivocaba, y se demostró especialmente a partir del octavo capítulo, cuando la verdadera historia comienza a desvelarse ante los ojos del lector.

Antes de ese punto cualquiera podría creer erróneamente que era otra más de esas novelillas ligeras que se pueden encontrar en Internet. Se le placer rápido al protagonista, para entusiasmar a los lectores impacientes, pero inmediatamente se ven obligados a poner un estorbo a la relación, porque sino no habría más historia. A veces es un factor externo. Un exnovio psicópata que quiere violar al prota; un padre homofóbico que quiere torturar al prota; un compañero de clases homofobo que quiere probar su heterosexualidad sodomizando al prota… Entendéis por dónde van los tiros. En A través del sexo no caemos en clichés. Nunca. En vez de darnos traumas para engancharnos y saber cómo los personajes salen vivos y sin desgarros de eso, Nayra Ginory nos muestra una relación hermosa que va creciendo y creciendo, y tú sólo quieres ver cómo la burbuja de felicidad se infla hasta que reviente en miles de burbujitas de más felicidad, pero no es así como ocurre en la vida real. A veces me daba la impresión de que la autora jugaba con su público, jugueteando con la posibilidad de caer en los tópicos habituales del géneros, los recursos más que manidos para llamar al drama o la ternura, y de pronto, con un quiebre inesperado, te muestra la otra cara, la realista. Para mí el ejemplo más claro de esto es Iker. Cuando Iker iba a aparecer en escena, yo pensé que lo habían metido para que Noah demostrara sus buenas dotes sociales y terminar de encandilar a David valiéndose de este, porque es lo típico, pero no ocurrió. Noah ni siquiera se le acerca. Sabe que existe, pero no es asunto suyo. Él tiene cosas más interesantes de las que preocuparse, como su propia vida y su carrera. Ole por él.

Volviendo al principio, no es un spoiler decir que el noviazgo entre Noah y David no va a ser eterno. Cada uno tiene que continuar con su camino, y eso es bueno. Muy bueno. Es de las pocas veces que no he leído un libro y he querido darle de tortazos al protagonista para que deje de ser un muñeco de cartón y actúe por si mismo. Puede que el chaval estuviera enamorado hasta las trancas de David, pero decide seguir viviendo a su pesar, tirarse a todo tío bueno –o no tan bueno- que se le pase por delante, y disfrutar. Fué en ese giro argumental en el que los personajes se separan cuando tuve la impresión de que no era esa novelita ligera que creía. Empecé a sentir que el asunto estaba amañado. Alguien lo había preparado. Se había hecho un guion, marcándolo y todo, conduciendo a Noah a través de un periplo, primero con este personaje, luego con aquel, luego con el otro, pero siempre con un denominador común: David, eterno, y los amigos que, cuando llegaban, se quedaban. Noah, su mente y su mundo, crece, y la novela acaba en el punto exacto en el que ya no puede crecer más y le toca empezar otra etapa, la de la madurez.

Antes de despedirme, tengo que hacer dos comentarios. El primero es que de toda la novela donde más disfruté como lectora fue en los capítulos que hablan de Gabriel. No sólo esa parte de su vida me parece interesante, sino que hay veces en las que los escritores hacen genialidades con la narración y eso es un gustazo para su público. No es lo mismo una narración lineal y aburrida, que una en la que el escritor juega con su lector, y este es el caso.

La segunda cosa es que, hasta la fecha, Clara es el personaje femenino en una novela gay que más me ha gustado, rivalizando con Berenice de Flores de asfalto: el despertar (Estudio Third Kind). Nayra Ginory no comente el error de darle más protagonismo del que merece. Es un personaje secundario y ya. No nos va a meter su vida a la fuerza. Nos enteramos de cómo le va por sus comentarios casuales. Lo que importa de Clara, sin embargo, es su personalidad, la forma en la que se enfrenta a sus problemas y lo creíble que es. Como un ser humano, tiene sus vanidades, sus debilidades, su orgullo y su amabilidad. Puede ser la mejor amiga, al igual que la más fría de las enemigas. Es un personaje tan real que siempre he querido saber en quién se inspiró la autora para sacarlo, porque no es un simple monigote de fondo que está ahí para dar dos o tres consejos relevantes y desaparecer. Debajo del papel, Clara tiene carne y hueso.

Portada:

Mientras A través del sexo se publicaba de forma gratuita en la red, se creó un número considerable de fanwork, desde guiños cómicos en forma de viñetas, ilustraciones de los personajes o logos, hasta diversas portadas, y una de esas terminó convirtiéndose en la imagen del libro. Cuando Nayra Ginory fue fichada por la editorial Babylon, se le encargó a uno de sus ilustradores que diseñara una portada, pero la autora pidió que se mantuviera en la medida de lo posible la original, y así fue como Jorge Monreal versionó el trabajo de Gabriel Byron Lovelace, previa autorización de esta.

De ambas obras, la de Lovelace y la de Monreal, me parecen muy adecuadas como cara externa de un libro como este. El que Noah, el protagonista, esté besando la estatua del David de Miguel Ángel, un ideal de hombre, no es sólo un guiño a ese primer amor que hace sombras a todos los demás, sino también un punto importante en la novela, que marcará un antes y un después en la vida y la madurez de Noah, relaciones familiares inclusive. Aparte, el resultado final es bien resultón para sacarlo a pasear por la calle sin escandalizar abuelitas. Es bonita, alegre y dice mucho, pero sin provocar.

Dónde comprarlo:

Ediciones Babylon: Papel: (17’95€); Ebook: (Kindle, ePub y Pdf: 2’95€)

Amazon: Kindle (2’99€)

Entrevista a Nayra Ginori:

Naira Ginory

1. Ya hemos leído la sinopsis de tu historia, pero ¿hay algo más que quisieras añadir?

Sí. Que os morderéis las uñas esperando por la segunda parte (risas).

2. ¿Por qué consideras que es esta una obra LGTB?

Ni siquiera sé si la considero una novela “LGTB” en el sentido estricto que esa etiqueta suele conllevar. No es una novela de denuncia o en la que la trama principal sean los conflictos que la realidad LGTB conlleva. A veces me cabrea que toda novela (sea de fantasía, policiaca o de terror) sólo por tener protagonistas gays sea calificada como “LGTB”, me parece en parte discriminatorio. Me gusta pensar que mi novela es erótica, romántica incluso, ¿qué más da la orientación sexual de los personajes?

3. En tu historia, ¿cuál es el estatus de la gente homosexual en general?

La novela está ambientada en la España de finales de los noventa, así que he intentado que el “estatus de la gente homosexual” sea el propio de aquella época, que era el que yo viví cuando estaba en el instituto: a los homosexuales se los conocía y se los “toleraba”, pero no se los aceptaba plenamente. Había muchos prejuicios contra ellos y sufrían una gran discriminación. Creo que en ese sentido, en España han mejorado mucho las cosas en los últimos quince años, pero aún queda mucho por hacer.

4. ¿Consideras que hay algún personaje femenino fuerte, bien construido? ¿Es importante en el desarrollo de la historia o la considerarías más como un atrezzo?

En mi novela hay pocos personajes femeninos, pero los pocos que hay son fuertes y con un importante peso en la trama. De hecho, uno de los coprotagonistas de la novela es una mujer. No quería obviar a las mujeres en mi novela, ni convertirlas en “las malas de la película”. He disfrutado de novelas que tienen ese tipo de personajes femeninos, pero no era el patrón que quería reproducir en la mía. He preferido mostrar la relación que algunas mujeres tienen con algunos hombres gays, ¿por qué no mostrar a las mariliendres de vez en cuando?

5. Cuando piensas en tu historia, ¿qué es lo que más te gusta?

Lo mucho que me divertí escribiéndola.

6. ¿Y lo que menos te gusta?

Lo mucho que me costó escribirla. Será una novela ligera y sin grandes pretensiones, pero me dejé los cuernos en ella.

7. ¿Sientes que tus argumentos, tus personajes o tu narración es influenciada por algún libro, película, autor o músico?

En parte sí, sobre todo en la creación de personajes. Para crear a los protagonistas me basé en ciertas cosas. Mucho de la dinámica entre dos de ellos y de sus personalidades están inspiradas en los protagonistas de la saga Nightrunner de Lynn Flewelling. Por otra parte, muchas de las experiencias, opiniones y recuerdos de Noah, el protagonista, El mensajero de la oscuridad1están inspiradas en mis propias experiencias, opiniones y recuerdos, y también que el personaje de David “heredó” muchas cosas de mi hermana mayor (empezando por la fecha de su cumpleaños y terminando por su debilidad por los pianos).

En cuanto a la trama, te diría que sí, pero sin querer. Supongo que a nivel inconsciente libros que he leído, o películas que he visto, o cosas que me han contado o situaciones que yo he vivido se han colado en la historia. Cuando releo la novela (por ejemplo, cuando le daba el visto bueno para la imprenta) puedo adivinar que cuando escribí tal escena estaba empezando a leer “Juegos de seducción” de Nut, que cuando escribí tal capítulo estaba releyendo “La historia Interminable” o “El señor de los anillos” o acababa de ver tal o cual película, o una amiga mía me contaba que había roto con su novio… pero no porque yo me haya inspirado en esas cosas expresamente, sino porque de manera sutil algo de ellas se ha colado en el alma de la novela. Lo que sí fue intencionado ha sido la inclusión de varios “homenajes” de otras novelas a lo largo de la historia, que el lector avezado sabrá reconocer.

8. A través del sexo es una novela que se estuvo subiendo periódicamente durante más de cuatro años. ¿Qué te ayudó a mantener la constancia? ¿La historia en sí, los comentarios de los lectores, o la perseverancia es una de tus características de fábrica?

En realidad fueron cinco años, y no, no sé qué es lo que me hizo mantenerme al pie del cañón durante tanto tiempo porque la constancia no es uno de mis equipamientos de serie. Sinceramente, creo que el método de escribir, publicar e interactuar con las lectoras fue lo que me animó a seguir, aunque todas las que me seguían en aquella época saben que me costó lo mío y que sufrí varios parones, crisis y bloqueos por el camino.

9. Tu novela se puede conseguir en papel o ebook gracias a la editorial Babylon. ¿Tuviste problemas a la hora de conseguir una editorial que apostara por ti debido a que ya habías distribuido tu obra de forma gratuíta en la red?

Pues no, pero es que mi caso no es el típico en el que un autor escribe una obra, la envía a varias editoriales y espera una respuesta afirmativa. De hecho, estoy absolutamente segura de que de no haberla subido a internet, esta novela nunca habría sido publicada.

Yo no tenía la intención o la esperanza de editarla profesionalmente, la escribí por diversión, pero a lo largo de los cinco años que duró la publicación fueron varias editoriales las que me ofrecieron publicarla. Estoy segura de que muchas editoriales deciden no apostar por material que no es inédito, como el caso de “A través del sexo”, pero también es verdad que ahora hay unas cuantas editoriales que buscan autores en la red. Supongo que el mío fue uno de esos casos.

10. Como escritora de homoerótica “fuera del armario”, ¿alguna vez has sentido que has sido menospreciada por desconocidos, o por escritores de otros géneros?

Pues mira, la verdad es que no. A veces creo que es más mi sensación de inseguridad (que realmente imagino que la gente me va a mirar raro por escribir lo que escribo) que lo que es en realidad. En mi entorno familiar y de amigos he obtenido una respuesta muy positiva a mi actividad como escritora de homoerótica. Es verdad que despierta mucha curiosidad que una mujer hetero escriba este género, pero es una curiosidad sana y bienintencionada, al menos la que yo he percibido.

En cuanto a lo que dices de autores de otros géneros, pues no lo sé. Yo he tratado o trato con muchos otros escritores, de Canarias o de otros lugares, que no escriben homoerótica, sino otros temáticas más “serias” y nunca he visto una reacción negativa en ellos, sino que me he sentido en buena compañía con ellos.

En cualquier caso, tampoco es algo que me preocupe especialmente. Soy consciente de que este género (el romántico y el erótico, independientemente de si es hetero u homosexual) no es tenido como algo serio. A mí me carga mucho cuando grandes escritores critican la literatura erótica, como si fuera una humillación para cualquier escritor que se precie escribir erotismo. Yo no pienso así. Creo que hay una literatura con mayúsculas, que habla de la condición humana y de la levedad del ser por medio de los recuerdos que nos evocan unas magdalenas, y luego hay, lo que yo llamo, una “literatura de entretenimiento”, como la de ciencia-ficción, la de fantasía, la romántica, la erótica y todos esos géneros que no se consideran “serios”, y que dentro de éstos hay bodrios horrorosos y obras de arte por igual. Así que sí, no os toméis en serio mi novela, no esperéis grandes artificios de ella, pero pasadlo bien leyéndola, y yo habré cumplido de sobra mi cometido.

11. Sé que estás publicando un fanfic sobre varias novelas del género homoerótico escrito en español, pero, aparte de eso, ¿hay posibilidades de volver a disfrutar de un trabajo tuyo en un futuro próximo?

Eso espero. Tengo una historia de fantasía ambientada en mi ciudad natal que está luchando duramente para hacerse un hueco entre mis neuronas, y tengo muchas ganas de que este proyecto salga adelante. En mi cabeza en una novela oscura, sexy y absolutamente genial. Ya veremos lo que sale cuando me ponga a escribirla. Seguiremos informando.

12. ¿Y ese trabajo lo compartirías con tu público en Internet, o lo destinarías para editoriales?

Absolutamente. Lo compartiría en la red. De nuevo lo digo, escribo porque me gusta, y lo comparto porque lo disfruto. La experiencia de publicar A través del sexo online e interactuar con las lectoras fue lo más divertido y apasionante que me ha pasado en la vida, y eso vale (para mí) mucho más que cualquier publicación (aunque no negaré que tener mi libro en las manos ha sido una enorme ilusión). En todo caso, si esta nueva novela sale, verá la luz en internet como lo hizo su predecesora. Para mí la publicación editorial es algo secundario.

Esta lectura ha formado parte del desafío 12 autores del género LGTB en español.

Español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s