Reseña: Juegos de amor, Nut

Sinopsis:

Morgan y Kato son diferentes, opuestos como la noche y el día. Nueva York será el tablero, y ellos mismos las fichas que, como en una partida al juego japonés del Go, habrán de desplegar en la dura batalla por mantener a flote su compleja historia de amor. ¿Podrá su relación sobrevivir a las desavenencias, sus respectivos pasados familiares y, sobre todo, a ellos mismos?

Con esta novela dedicada íntegramente a dos de los personajes más queridos por los lectores de Juegos de seducción, Nut pone el punto final a esta obra cumbre del género homoerótico, con la que se ha ganado la admiración de miles de lectores de todos los rincones del planeta.

Esta novela es la continuación y final de la saga Juegos de seducción.

Datos técnicos:

Nº de páginas: 385

Género: Romántica. Gay.

Formato: Papel, epub, mobi y pdf.

Editorial: Babylon.

Precio: Papel: 17’95€; Ebook: 2’95€ o 1€

Escenas sexuales explícitas: Sí.

Reseña:

2014-12-06 15.49Juegos de amor es la continuación de Juegos de seducción, un fenómeno de la literatura homoerótica que golpeó la esfera virtual hace ya más de once años, cuando la literatura gay era escasa en las editoriales y todo lo que nos interesaba a nosotros, jóvenes lectores, eran los fanfics y la pornografía fácil. Aquel primer libro me hizo guardar esperanzas de que algún día el público apreciaría los relatos originales, en contraposición a los fanfics, y demostró que la buena narración, los argumentos trabajados y los personajes bien cincelados eran apreciados por el consumidor. Le dijo a todos aquellos que insistían en que los lectores de yaoi eran niñas tontas, calenturientas y sin espíritu crítico, que se equivocaban, y más tarde demostró que las editoriales de verdad, de las que publican en papel, promocionan y no te cobran por imprimir tu obra, estaban interesadas en este sector del mercado hispanohablante.

Sé que antes de escribir una reseña de Juegos de amor debería subir otra de su primera parte, pero me es imposible. Es un libro que leí hace demasiados años y no me atrevería a hacer un buen artículo basándome sólo en lo que mi memoria conserva en medio de la idealización, por lo que me voy a limitar a su segunda entrega. En este libro ya no tenemos a Karel y Noel como protagonistas, sino a sus compañeros laborales y amigos personales: el siempre circunspecto Kato y el irreflexivo Morgan.

A lo largo de casi cuatrocientas páginas vamos a asistir al inicio de una relación que es casi una apuesta al amor. Uno que no sabe si podrá amar a nadie más que al hombre que ha adorado desde la adolescencia y otro que no sabe si su amor será suficiente para cautivar al hombre que ha cambiado por completo su mundo. Morgan, un publicista medianamente exitoso de New York, siempre ha sido ese tipo de personas que no se complica la vida con una relación diurna. Le gustan las mujeres y le gustan más si éstas buscan una noche de diversión y una charla adulta sobre las sábanas húmedas sin números de teléfonos implicados. No miente. No engaña. Siempre advierte de que lo suyo es un amor fugaz por unas caderas llenas, unos labios jugosos o una risa inteligente. Y este es un punto que me gusta de Morgan: disfruta del sexo sin necesidad de vejar a sus compañeras de cama. Sin embargo, cuando comienza a conocer a Kato su mundo de impulsos simples y diversión constante se va resquebrajando poco a poco. No se cuestiona la moralidad de sus actos, sino que empieza a sentir algo curioso: por primera vez quiere implicar algo de sentimiento entre caricia y caricia, y ese sentimiento va dirigido hacia un hombre, no una mujer. Por suerte no es de los que se asusta fácilmente, sino de los que se lanzan a conquistar lo que desean, y Kato, por mucho que se resista, no va a poder evitarlo.

MorganDe este último personaje, el envarado japonés con una manía obsesiva por las buenas maneras y tendencia a exigirles a los desconocidos que se comporten como si fueran asiáticos (rasgos culturales e idiomáticos incluidos), lo que más me gustó fue su constante y sobresaliente masculinidad. Morgan es masculino; es un conquistador seguro de sí mismo y sin miedo ante nada. Kato es un hombre delgado pero alto, pálido pero recio, serio pero sensible —cuando quiere—, y, lo mejor, puritano pero con su lado salvaje a puertas cerradas. Kato es el único de los dos que es muy consciente de su sexualidad desde la adolescencia y sin embargo es el que más le cuesta asumir una vida abierta, siempre pendiente del qué dirán y de mantener sus pensamientos a buen recaudo de amigos y desconocidos. Es un hombre acostumbrado a tenerlo todo bajo control, y Morgan, por muy desobediente que sea, no va a escaparse. Él siempre pone las reglas, señala los límites y da los permisos. Quitarle los pantalones no será fácil, pero aún sin ellos, los llevará puesto. Así es Kato.

Tengo que decir que en un libro es muy importante saber retratar bien unos personajes interesantes, y Nut lo consigue. Hace que por mucho que queramos darle un par de bofetadas al japonés, a ver si se le resquebraja la coraza de piedra que tiene en torno al corazón entre golpe y golpe, los queramos a ambos por igual. Otra cosa muy importante es ponerle una trama interesante, y de nuevo Nut vuelve a conseguirlo. La historia comienza cuando Morgan consigue que se le dé una oportunidad, después de los sucesos ocurridos en el primer libro, y finaliza cuando toda historia romántica debe finalizar pero sin olvidarse de añadir tensión, posibilidades de derrota y evolución personal, haciendo que cada uno aprenda a aceptar al otro como es mientras ellos mismos van cambiando para acoplarse mejor a su pareja (si te has reído por lo de acoplarse… No, mira, no lo vamos a comentar. Finjamos que no te has reído).

Pero para mí lo más sobresaliente de este libro es el estilo narrativo de Nut. No es su lenguaje, que es rico y correcto, sino la forma en la que te presenta cada situación. Nut es buena hablando de sentimientos y exponiendo los conflictos internos y no tan internos, pero a mí donde me conquistó fue con los detalles, y con sus taxistas, claro, pero eso daría pie a un artículo completo y no tenemos tanto espacio. Sus detalles no son describirte una habitación, decirte para qué servía determinado objeto japonés o describirte el corte de la chaqueta ejecutiva que está vistiendo el director de determinada compañía (de hecho esto último no lo hace, y lo agradezco encarecidamente. No me interesan los hábitos indumentarios de nadie, ni siquiera de los principales). Su magia está en el detalle de avisarte que hay hilo musical, de recordarte el bullicio estridente de las calles de New York, de plasmarte en pocas palabras una situación y que tú la huelas, la oigas y la sientas; la brisa fría de enero, el roce tibio del sol invernal…

Crítica:

katosan

Dicho todo lo anterior, tengo que dar una opinión muy personal pero que no quería meter en la reseña para no desvirtuarla con asuntos extremadamente subjetivos. Para empezar, yo no quería leer este libro. Había leído hace años la primera parte de la serie y me encantó, pero jamás acepté el repentino cambio de sexualidad de Morgan y jamás me calló bien Kato. Kato me parecía un cliché andante, como un trozo de cartón con la palabra «japonés» siendo arrastrado a trompicones por una película creíble en todo lo demás. Morgan me parecía un compañero carismático y una forma de demostrar que las mujeres podían tener sexo con desconocidos sin ser despreciadas. Me gustaba que el mejor amigo de un prota que descubre que era gay fuera hetero, y que aun así lo apoyara sin condiciones. No me gustó cuando de pronto, como si fuera una enfermedad contagiosa, todos los personajes se iban homosexualizando. No sólo Kato, Morgan, Karel y Noel. Todos los personajes que son algo en el libro, son gays, y eso me molestaba mucho, cada página más. Sin embargo creo que el hecho de que los dos únicos representantes de minorías étnicas (el afroamericano y el asiático) terminen emparejados es pura casualidad, no un intento de ser políticamente correcto. Esto lo aclaro porque comentándole el asunto a otra lectora de Juegos de Amor, coincidió conmigo y añadió ese detalle, que a mi no me parece intencionado.

De todo el libro creo que eso de que todo hombre con valor en la trama sea gay es lo único a lo que puedo darle una valoración negativa, y lo de Kato, que es lo que más me irritó. Es tan subjetivo que me avergüenza admitir que pueda cogerle tanta tirria a un personaje sólo por estar encorsetado en los clichés nacionales japoneses. Como si a un español lo pusieran con boina, fajín, tortilla de papas y bailando flamenco todo el día. He tenido amigos japoneses desde los doce años, he estudiado en Japón y he estado viviendo con japoneses en la misma casa durante años. No podían ser más normales y menos “típicamente japoneses”. Estoy segura de que si ellos vieran a Kato, se indignarían, como yo me indignaría si ocurriera a la inversa en una historia japonesa sobre un español.

Dónde adquirirla:

Ediciones Babylon: Papel (17’95€); Ebook (2’95€, pero si te descargas 2 revistas gratuítas, te sale 1€)

Amazon: Kindle (2’99€); Papel (17’95)

La casa del libro: Ebook (2’96)

Nubico: Ebook (3€)

Entrevista al autor:

En la solapa del libro Juegos de Amor.

Nut

1. Ya hemos leído la sinopsis de tu historia, pero ¿hay algo más que quisieras añadir?

No, en realidad creo que la sinopsis resume bastante bien la trama del libro.

2. ¿Por qué consideras que es esta una obra LGTB?

Juegos de Amor es una historia de género homoerótico, ya que su argumento nos platea la relación romántica, emocional y sexual de dos personas del mismo sexo. Y si partimos del hecho de que la literatura LGTB la componen obras cuya temática principal gira entorno a la homosexualidad vivida de forma individual o colectiva (no hay un acuerdo unánime sobre como definir o qué es o cómo debe ser la literatura LGTB u Homosexual, incluso hay quien dice que no existe tal género), pues considero que sí, que Juegos de Amor puede englobarse dentro de la literatura LGTB.

3. En tu historia, ¿cuál es el estatus de la gente homosexual en general?

En Juegos de Amor, podemos decir que los personajes viven en un entorno que tolera o asimila de forma aceptable su homosexualidad. El problema de los personajes, el argumento de la historia en si, no es tanto ser o no homosexual, sino como enfrentar sus miedos al amor, al compromiso, a las relaciones sentimentales; aunque uno de ellos esté muy condicionado por la extrema rigidez de su educación y el carácter tradicional y conservador de su familia (no puedo explicar más que hago spoiler, jejeje).

4. ¿Consideras que hay algún personaje femenino fuerte, bien construido? ¿Es importante en el desarrollo de la historia o la considerarías más como un atrezzo?

Es en la última parte del libro donde aparecen las mujeres importantes de esta historia. No las considero un atrezzo ya que ellas y sus personalidades, tienen mucho que ver en el carácter de uno de los protagonistas. Sin ellas o sin una de ellas en concreto, el personaje de Morgan no sería quien es.

5. Cuando piensas en tu historia, ¿qué es lo que más te gusta?

Me gustan muchas cosas, pero por destacar una, los momentos de humor, esos que sin querer te arrancan una sonrisa o una carcajada; el guiño, la broma, la situación ridícula en el momento menos adecuado. El sentido del humor de alguno de los personajes me encanta.

6. ¿Y lo que menos te gusta?

Escribir las escenas con una carga emocional alta. Tengo con ellas una relación amor – odio, porque me encanta escribirlas pero a la vez me cuesta muchísimo esfuerzo hacerlo. Termino agotada mentalmente. Eso sí, luego se disfruta releyéndolas.

7. ¿Sientes que tus argumentos, tus personajes o tu narración es influenciada por algún libro, película, autor o músico?

Influenciada seguro, si eres lectora activa es imposible no estar influenciada de alguna manera, aunque sea de forma inconsciente, por lo que lees; aunque si me preguntas un nombre no creo poder decirte un autor en concreto que me influya a la hora de escribir. Gustarme me gustan muchos, eso sí, y siempre que los leo muero de envidia; que le vamos a hacer.

8. ¿Cuál es tu estilo de café favorito? ¿Y tu marca?; ¿A qué sabe una humeante taza de café en una fría mañana de invierno? y, ¿sabes a qué le sabe esa taza de café italiano a tus lectores?

Jejeje. Disculpa que me ria, pero esta pregunta tiene su gracias ya que a mí no me gusta nada, absolutamente nada el café. Y aún así, algunos de mis personajes son amantes del café, en este libro lo es Morgan. Creo que es mi homenaje inconsciente a mi pareja, que sí es aficionado a esta bebida.

9. Cuando comenzaste a escribir en Internet, ¿alguna vez se te ocurrió pensar que serías publicada?

No, nunca. Ni lo pensé ni me lo planteé, consideraba que era algo que no estaba a mi alcance. De hecho ya fue para mí una gran sorpresa ver que la historia, a medida que la subía a la red, iba ganando lectoras y fama.

10. Si tuvieras que escribir un relato breve con Karel, Morgan, Noel y Kato, ¿Serías capaz de volver a meterte en sus personajes y hacer que se desenvuelvan como ellos mismos? ¿Cuál personaje considerabas más complicado antes y cuál crees que te sería más complicado ahora? ¿Por qué?

Si tuviera que volver a escribir sobre estos personajes, me sería muy complicado que fueran ellos mismos de nuevo. El escribir de una forma continuada sobre ellos, te permite conocerlos por completo, interiorizarlos. Pero cuando estás un tiempo alejada de la historia, cuando les eres infiel escribiendo sobre otros personajes, entonces cuesta, o al menos a mí, retomarlos, reencontrarte con ellos, sentirte nuevamente bajo su piel.

En Juegos de Seducción, al principio, el personaje que me resultaba más complicado de manejar era Karel, pero a medida que avanzaba la historia y después en Juegos de Amor, sin duda Kato terminó convirtiéndose en el más complicado de todos. Y lo sería ahora otra vez; continúa siendo difícil para mí describir de forma creíble a un ser humano tan frío y controlado, tan emocionalmente complejo, con esa lucha interior tan radical.  

11. ¿Cuál es la experiencia más sorprendente que te haya ocurrido como escritora de homoerótica?

Bueno, la experiencia más sorprendente que he vivido como escritora es haber publicado. Teniendo en cuenta que el género homoerótico es, digamos, minoritario, al menos en España, publicar hace cuatro años con una editorial era algo asombroso. Ediciones Babylon me dio una oportunidad única por la que siempre les estaré agradecida. Hoy en día, tenemos que alegrarnos de contar con nuevas editoriales que también están apostando por la homoerótica aunque siguen siendo muy pocas.

12. Hace mucho tiempo que sufrimos de tu silencio o sólo sabemos de ti por pequeños relatos autoconclusivos. ¿hay posibilidades de que podamos disfrutar de otra novela larga tuya próximamente?

La verdad es que cuando publiqué Juegos de Amor quedé un poco saturada. Necesitaba seguir escribiendo, sí, pero no una historia larga que me llevara años, como las anteriores. Así que en el trascurso de dos años he escrito dos novelas cortas, que aún están en el cajón a la espera de ver qué hago con ellas, y un relato corto, Atrapados, para la antología Nueve sonatas literarias que se comparte gratuitamente por internet y en la que participan Aurora Seldon, Aya y Natsu Anthalia, Bry Aizoo, Carol Leons, Fraya Karstein, Hendelie y Neith, Mer González y Sofía Olguín. También en este tiempo he terminado una novela larga, que comencé hace diez años y que tenía inconclusa, y que precisamente en estos días he comenzado a compartir gratuitamente a través de Wattpad, Scribd y Amor Yaoi. Se trata de El Encuentro, que he rebautizado como Océanos de sangre. Y bueno, a día de hoy, ya estoy preparando mi siguiente historia, que también será una novela larga; a ver cuánto tiempo me lleva esta, jejeje.

Aprovecho que esta es la última pregunta, para agradecerte tu amabilidad y la entrevista. Ha sido un placer. Muchas gracias.

A ti.

*Los pendientes de Morgan y Kato son fotos cedidas por Sunako-chan y creación de Kawaii&Cute.

Español

3 comentarios en “Reseña: Juegos de amor, Nut

  1. Muchas gracias Rosa, sinceramente me ha gustado mucho la reseña, es muy completa, haces resaltar partes y detalles del libro que me parece interesante compartir y me ha hecho reflexionar. Gracias. Y gracias también por añadir la entrevista. Un beso. Nut

    Me gusta

    • Es a ti a quien tengo que darle las gracias. Has sido muy amable respondiendo a la entrevista estando tan ocupada con el lanzamiento de Oceandos de sangre y otras cosas, y bendita tu paciencia para que después yo tardara tanto en sacarla a la luz (¡Tres meses!). Aparte, me habían dicho que eras una escritora que encajaba con filosofía las críticas, y tú misma me dijiste en su momento que te daba igual si esta era positiva o negativa mientras fuera lo que yo realmente pensara, pero siempre da miedo ser sincera en la red. Gracias por toda tu paciencia y amabilidad.
      Besos. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s