A las puertas de diciembre

nanorecuentoMAEl NaNoWriMo acabó ayer y por suerte no se llevó mi alma. Finalizado el mes, alcancé las 50.000 palabras necesarias para completar el reto, aunque a la historia le falta trabajo aún. Eso no quita que me sienta satisfecha. nanorecuentoMAlateralAdemás, ver que era capaz de completar el reto y que en verdad cincuenta mil palabras no son tantas, si se tiene constancia, me ha animado a ponerme seria con mis proyectos. Sé que me va a ser imposible dedicarle una hora al día a escribir. No porque no tenga tiempo (que, la verdad, ahora mismo tengo los estudios tan dejados de lado que si me sobraran horas, deberiá dedicarlas a ellos), sino porque a veces nos sentamos frente al ordenador y las palabras no salen. Tenemos la mente espesa, o cansada, o se nos ha secado el cerebro. En serio, en mi vida me había pasado eso, excepto durante la última semana, que un día hice cinco mil por la noche, al siguiente cuatro mil por la mañana, y cuando fui a hacer la racha del tercer día, que ya la había hecho de tres mil en tres mil, me encontré con que las palabras salían a trompicones de mis dedos y que no tenía ganas de escribir. ¡No tenía ganas de escribir! Fue una sensación… rara.

Pero dejemos ya de hablar de mi y comencemos con lo que importa, la historia. “Sobre la tierrra roja” es una novela de aventura y fantasía, pero no infantil. Es cruel, sangrienta, dura y, en ocasiones, dramática, porque habla de una guerra, y en la guerra siempre caen los mejores. Casi todos los personajes de la novela son licántropos, licántropos luchando contra licántropos. Auro Tramontano, nuestro protagonista, tiene una misión, vengar el honor de su clan y acabar con un hombre que atenta contra la paz establecida, sin embargo es el mismo hombre que hace menos de un año llegó a su pueblo para ofrecerle lo que más necesitaban: el perdón. Durante su viaje, rememora lo ocurrido en el pasado, la guerra por Terrocre, y poco a poco apreciando cómo las personas cambian y cómo convivir con la muerte hace que los hombres aprendan a valorar los pequeños detalles, a aferrarse a los pequeños placeres y a cuestionar lo que nunca se habían planteado. Su género principal sería la aventura, pero podríamos meterlo bajo el subgénero del romance, porque sí, aquí un hombre comete el crimen de enamorarse de la persona equivocada, y ha de pagar o luchar por ello.

Dicho lo dicho, la historia no va a estar disponible en un futuro próximo. Aún así, adelanto que en unos días daré una noticia que, si habeis venido a la web porque en el pasado me leíais, quizás intuyais qué va a ser. Ninguna espera es eterna. 😉

Sobre la tierra roja

Portada provisional de Sobre la tierra roja.

Y me marcho dejándoles con la portada provisional de Sobre la tierra roja. La hice ayer en ¿cinco horas?, y aunque el resultado es sorprendente para tratarse de mi, no tiene acabado profesional. Y eso sí que no.

P.D. (Editado): Olvidaba explicar el porqué de la foto de la cabecera, el del dibujo en el cajón. Antes del NaNoWriMo tenía pensado hacer una historia que no era gay, por eso de poder hacer algo con ella en las editoriales serias y tonterías de ese estilo, pero al comentárselo a una amiga, terminé hablándole de todas las historias que tenía en mi carpeta de los “algún día, cuando tenga tiempo”. Le hablé de Enrazado, que es el nombre clave de otra novela que no sé cómo se terminará llamando, y le expliqué que, una vez la terminara, quería hacer la precuela contando la historia de dos de sus personajes, y empecé a relatarle Sobre la tierra roja. Me pasé toda la tarde contándole cada pequeño detalle y ella chillándome que tenía que escribir esa, que me dejara de tonterías y escribiera esa. Cuando se fue, dibujé a Auro y a uno de los lobos más mencionados de su aventura (ejem). Luego lo metí en el cajón de lo que no suelo sacar a menudo, o sea, todo lo que se queda debajo de mis cajas de té rápido, para emergencias.

Lo gracioso no es que al final escribiera esa historia, sino que el último día del NaNoWriMo, ayer, estába que me subía por las paredes porque ya había terminado con los cien gramos de té a granel que tenía en la casa, incluso las reservas, incluso las reservas de las reservas, y cuando fuí al cajón, empecé a retirar cajas vacías, descubriendo que debajo estaba el último dibujo que había hecho antes de empezar noviembre (los otros están muertos del asco entre las pilas de papeles, traspapelados con diálogos descartados, ramificaciones de la historia eliminadas y resúmenes de escenas o del guión general). Me reí mucho. Fue como si mi cajón se estuviera burlando de mi, diciéndome: “para que veas. No soy tan inservible como piensas. Yo predigo el futuro”.

Antes de que empiece enero meto otro con un chico con cola, si ustedes me entienden. A ver qué pasa. 😉

4 comentarios en “A las puertas de diciembre

  1. ZORIONAK!!!! Qué bueno que hayas llegado a las 50.000 palabras. (Hay muchos que dicen que se tardan 40 días para hacer un habito y el NaNoWriMo te ayuda a eso)
    Me gusta la historia, tiene mucho que dar y, por supuesto, me encanta la portada ^_^

    BESOTES!

    Me gusta

  2. Hey ¡felicidades! Todo lo que acaba bien está bien, así que al carajo con la culpa por los días en que no se pudo y a celebrar porque se consiguió.

    Personalmente soy una chica más de vampiros que de hombres lobo (y antes que vampiros me gustan más los demonios), pero siempre que la historia esté buena yo estaré dispuesta a leerla. La portada se ve muy sensual y debo decir que me encanta el estilo de pelo del chico.

    Me gusta

    • Muchas gracias. 🙂
      Tú pasaste de demonios a vampiros y yo de vampiros a licántropos. Es más, dentro de ese mundo, del de Sobra la tierra roja, existen los vampiros y tienen un par de historias propias. Empecé a escribir este tipo de cosas de aventura sangrienta por culpa de ellos, pero al final los hombres lobos se hicieron con el poder de mi imaginación, y hasta ahora.
      Me alegro que te gustara la portada, y lo del pelo, si te refieres al peinado, así entre nos, es un spoiler de lo que ocurre cuando a un hombre se le abre una brecha en la cabeza, que o se le afeita o ahí no hay dios que suture. 😉
      Besos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s