¡Y volvemos a la carga!

Después de un gran parón en el blog, es un orgullo para mí poder comunicarles que regreso a primera línea de batalla. Todavía falta un poco para que me ponga al día con las reseñas y otras noticias que tengo que ir comunicando por aquí, además de adecentar la web, actualizar la información, añadir ilustraciones a la página correspondiente y un pequeño etcétera que me está provocando ansiedad. Pero no problemo. Que no cunda el pánico; despacito y con buena letra se sacan adelante todos los proyectos.

 photo 2014-Participant-Vertical-Banner_zps819c8cb0.png photo campnanowrimo2014personalizado_zpsdc86436a.jpgPor ahora la primera buena noticia que traigo es que me he inscrito al campamento NaNoWriMo de julio. ¿Qué es eso? ¿Qué va a significa eso para mí? ¿Qué va a significar eso para ti? Básicamente se puede resumir en que durante 30 días voy a ser esclava de mi teclado, obligada a alcanzar un cupo mínimo de 1936 palabras por día (número curioso para todo el que sepa de historia de España) y llegar a las 50.000 antes de las doce de la noche del 31 de julio. Esas cincuenta mil palabras podrían significar que en un mes saque adelante varios capítulos de Sangre Azul. Es más, llevo escritas seis mil quinientas del primer capítulo y creo que lo cerraré en seis mil más, por lo que podemos aventurarnos a suponer que cada entrega constará de una media de diez mil palabras. ¡Diez mil palabras! Eso haría cinco capítulos en un mes. ¿No es una buena noticia?

Y aquí dejo una captura de pantalla del progreso. Pensé que reescribir Sangre Azul iba a ser un proceso desagradable, lento y muy poco divertido, pero me equivocaba. Las palabras fluyen con rapidez, los personajes me mantienen hechizada mientras los voy perfilando entre las lineas y los espacios, y la historia va tomando color y vida, alejándose mucho de su infantil y ridícula primera versión. Espero que, una vez la saque a la luz, la disfruten tanto como la estoy disfrutando yo.

 photo CapturaPantalla-Ladamaunmedio_zps27017931.jpg

5 comentarios en “¡Y volvemos a la carga!

  1. ¡Ya era hora! El blog comenzaba a acumular mucho polvo xD.
    Siempre te lo digo, y te lo seguiré diciendo, te exiges demasiado. Nunca te conformas, eres demasiado perfeccionista y ves errores incluso donde no los hay. Pero debo admitir que siempre te superas con creces.
    Me alegra, y lo sabes muy bien, que vuelvas con Sangre Azul y espero, pronto, ese primer capítulo. Esperemos que no te flipes demasiado con el NanoWrimo y vuelvas a las veinte páginas -mínimo- por capítulo xD.
    ¡Ah! Y ya encontré el otro fallo que te decía xD.
    Muchos ánimos y a explotar a tu musa ;).

    Le gusta a 1 persona

    • XD Ya estoy flipadísima con el NaNoWriMo. Me está gustando la experiencia, pero ya veremos si llego de una pieza a fin de mes. Lo lamento por ti, que vas a tener que volver a comerte las veinte páginas si quieres seguirme (y si no, no te preocupes, que ya te las narraré con todo lujo de detalle en cuanto te coja por banda).

      ¿Exigirme demasiado? Mira, no te negaré que me exijo, aunque no sé si es demasiado. Soy consciente de que eso es una desventaja a la hora de terminar una historia rápidamente, sin embargo también es una ventaja a la hora de hacer buenas historias. Quizás no sean las mejores, pero serán mejores que si publicara libros como churros.

      Señorita, sobre su penúltima frase, creo que no ha captado el concepto de chivarme los fallos. No se trata de evidenciar su existencia, sino de denunciar su identidad y ubicación para que una servidora pueda cazarlos y eliminarlos como corresponde, con sangre fría. Así que cumpla usted con su labor lector y dígame cuál es ese fallo del que habla.

      Besos 😉

      Me gusta

  2. No por nada cuanto decálogo de escritor que existe pone en semejante altar a la escritura o la edición. A veces las segundas veces salen mejor que la primera, y mejor que así sea para que los escritores no nos volvamos unos vagos.

    Me alegro de ver que le sigues a tu historia. Es triste ver tanta ilusión desperdiciada, como yo tuve que hacer más de una vez porque perdí la voz de la historia, porque ya no supe quiénes eran los personajes o directamente ya no me importaba averiguarlo. Creo que las historias cambian en la medida en que lo hace un escritor y el hecho de que tú sientas tan fuerte a tus chicos, incluso después de tanto tiempo, significa que tienen una relación que merece la pena ser explorada. No dudo de que vas a conseguir tu meta pero de todos modos, mucha suerte.

    Me gusta

    • Muchas gracias. Sé a lo que te refieres con eso de perder el hilo de una historia. No pocas veces he dejado a un personaje varado durante un par de meses y, cuando regreso y releo lo escrito, me quedo con la impresión de que me encantaría saber cómo continúa, pero que no puedo escribirlo porque ahora soy más lectora de esa historia que escritora. Es algo que no ha pasado con Sangre Azul, por suerte, pero también hay que tener en cuenta que durante todo este tiempo los he tenido siempre en mente, a todos sus personajes.

      Gracias por los ánimos. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s