Sangre Azul en hiatus

Hiatus550Bueno, esto ya se veía venir.

Cada vez tengo más problemas para encontrar tiempo para mi misma, y no sé si es porque soy exigente conmigo o realista, pero al mismo tiempo cada vez estoy más descontenta con Sangre Azul y cómo evoluciona la historia. He pedido betas más que nada porque necesito a alguien de confianza con quien compartir mis temores, criticas sobre mi propia historia que no está bien que les diga a ustedes, porque a ustedes les tengo que dar la miel y vender las delicias de esta fantástica aventura, y no hablarles de mi incapacidad para hacer que algo suene realista.

Pensé que, depués de marcarme las cosas que no me gustaban de los primeros cuatro capítulos, podría seguir adelante convencida de que a partir del quinto todo sería perfecto y, cuando terminara, volvería a revisar el principio para igualar la calidad. No ha sido así.

He sido beta de muchos escritores -o fanfickers, si no los consideran escritores de ralea-, y siempre les he recomendado que cuando los errores sean muy grandes, del tipo argumental o suficiente como para tirar abajo un par de capítulos, elijan entre empezar de nuevo desde el principio o pasarlos por alto y corregirlo al final, cuando ya esté toda la historia hecha, pero si se detienen a cada pasito para deshacer y rehacer, nunca llegarán al final. No al menos en este siglo. A pesar de esto, soy incapaz de seguir mi propio consejo. No puedo simplemente estar con esta sensación de crear algo de segunda calidad, algo risible por su falta de seriedad, por sus personajes ridículos comportandose como hombres serios en un momento y como críos asustados en el otro, y no sentir que se me pudre el estómago del enfado. A mi, como lectora, no me gustaría esta historia, y como escritora no quiero venderles algo que considero malo.

No voy a abandonar Sangre Azul. Sigue siendo algo muy importante en el mundo que pretendo contruir, pero precisamente por ser la primera piedra que estoy poniendo, necesito que sea firme y buena, de muy buena calidad. No levantaré un universo tan complejo como este sobre algo que yo no vea estable y que, de verdad, les guste a ustedes. Por ello me voy a tomar un tiempo. No sé cuanto. Me gustaría decir que sólo un mes, para acabar con los trabajos que tengo que hacer, quizás encontrar trabajo estable, poner en orden mi vida y, por fin, poner en orden Sangre Azul, pero quizás me tome dos, o tres. No lo sé.

Sin embargo lamento comunicaros que aunque no es un abandono, es un borrón y cuenta nueva. Voy a reescribir el primer capítulo, cambiando lo minimo, pero espero que mejorándolo. De la misma forma que cambiaré el resto.

Me da rabia, porque había pensado que sólo tenía que tragar, fingir que estaba bien, que me gustaba lo que les ofrecía, y llegar hasta el final sin pena ni gloria. Pero de verdad que no puedo.

El blog, sin embargo, seguirá abierto. Seguiré escribiendo y, si hago alguna historia corta sobre este universo, lo publicaré aquí. De la misma forma que cualquier nueva noticia sobre Sangre Azul o cualquier otra, también será publicada aquí.

Insisto, esto no es un abandono, es un descanso que espero no dure más de dos meses.

Besos y disculpas.

Rosa.

Por cierto, si alguien quiere ayudarme con Sangre Azul, beteando y esas cosas, recuerden que pueden contactarme de cualquiera de las formas que pongo a su disposición en la web. Gracias.

4 comentarios en “Sangre Azul en hiatus

  1. No te imaginas cuántas veces he estado en tu mismo lugar. Perdí la cuenta de cuántas historias (originales y fanfics) acabé abandonando porque acabé perdiendo el impulso que parecía tan fuerte en el inicio. He tenido mi cuota de betas, betas que incluso eran excelentes, e igual dejé que se murieran esas semillas sin llegar ni una ramita.

    No estoy segura exactamente de qué crees que falla en tu historia, pero sí puedo hablarte de mi propia experiencia con mis historias largas y otros trabajos. Lo que yo hago es concentrarme en tener algo. Si no es bello, si no es bonito, si no es la obra maestra que quiero que sea, da igual, siempre y cuando tenga algo sobre lo cual trabajar más tarde. Incluso, he visto que las cosas salen mucho mejor cuando no tienes ninguna expectativa respecto a tu obra, sólo el deseo persistente de llevarla a cabo. No te salen presiones para hacerla perfecta a cada paso y te ayuda a ser honesta con tu trabajo, a enfrentarte a lo que de verdad necesita para funcionar.

    Con VH, por dar el único ejemplo de novela que tengo ahora, hago eso. Quiero terminarla, no me importa cómo, pero terminarla. Veo que muchas escenas no eran como las tenía en mente en su forma original, veo que salen otras que no había pensado, subtramas que ni idea de ellas al inicio. Y me alegro, porque peor sería tener mucho en la cabeza y nada en las manos. Seguro la pasaré verdes, rojas y moradas en la revisión (lo que publico es el borrador, obvio), pero habré cumplido una gran parte del trabajo y eso ya es mucho, mucho más que otros autores que no llegan ni al tercer capítulo porque no saben qué hacer con su trama. Muchas veces no va a ser ninguna musa omnisciente la que te va a guiar por el camino, sino la simple y llana voluntad de seguir adelante.

    Me gustaría ayudarte como beta, pero con el inicio de la universidad temo que no tendría el tiempo necesario para ello. Sin embargo, insisto en que me alegraría un mundo saber si te puedo ser de ayuda de cualquier otra forma. No es que yo tenga un montonazo de experiencia para ir por la vida cual profesora ciruela, pero algo sé y a lo mejor te sirva de algo.

    Un saludo y mucho ánimo.

    Me gusta

    • Entiendo a lo que te refieres. En partes yo me estaba convenciendo de que mi actitud era un poco como la tuya: “sin pretensiones y sólo directa a acabarla”, pero hay una diferencia. Tú escribes lo que te sale, y lo escribes bien, lógico, realista, sin forzar nada. Yo creí que hacía eso, pero en verdad estaba forzando las situaciones. Los personajes no estaban listos aún para una reconciliación, y yo los obligué a un beso que no podía haber sido ni razonable ni agradable. Porque nadie quiere ser besado mientras se están gritando, y porque cuando alguien está pensando en golpear a su interlocutor, no se lanza sobre él y lo besa. Simplemente es absurdo, y yo no quiero escribir una novela ligera sin sentido, simplemente pasiones arrastrando pasiones más irreales. Yo quiero escribir fantasía, sí, pero con su cuota mínima de realismo.

      También dices que algunas escenas se desarrollaron de forma distinta a lo que habías pensado, a mi me ha ocurrido eso cuando no debía, adelantando sucesos que no tenían que haber ocurrido en ese momento y que en la trama global no se sostiene, porque aún no ha ocurrido el desencadenante que hace que el personaje diga lo que dijo en esa escena. Es lo malo de tener una “trama oculta”, que me salto el cronograma sin ninguna vergüenza y pienso “ya lo apretaré en la explicación final para que encaje”, porque, claro, lo que pretendo es que cuando el lector termine de leer la novela y vuelva a leerla, piense “¡Ah! ¡Está diciendo/haciendo esto porque ya le han dicho aquello, aunque eso no se desvela hasta dentro de cuatro capítulos, cuando vemos la perspectiva del otro! ¡Guau! ¡Pues sí que se lo tenía pensado la autora! No le salieron las cosas sobre la marcha”. Sin embargo, lo que estoy haciendo es lanzar un montón de diálogos y giros argumentales desordenados que nada tienen de ingeniosos.

      Lo otro también me ha ocurrido, el empeñarme que algo suceda ya-ya porque así lo había escrito en el guión, y no me importa si está forzado o si, a la hora de la verdad es hasta estúpido. Por ejemplo, mientras hacía mi primer borrador de la historia se me ocurrió la graciosa idea de que uno de los personajes terminara escondido en un armario -ridícula escena cliché que quería parodiar de alguna forma- pero nadie buscaba ahí porque entre los narsianos -otra raza- a nadie se le ocurriría meterse en su sano juicio en un armario ¡porque al cerrarse baja su temperatura a cero absoluto! Pues al final me empeñé en que lo iba a poner, sea como fuera, y ¿sabes lo que ocurrió? Que el amante A (narsiano) metió al amante B (humano) en el armario, y cuando lo sacó y le explicó que lo había puesto en peligro de muerte, el otro, el humano, va y se ríe, ¡se ríe!, antes de besarlo. Yo lo mínimo que hago es preguntarle de qué manicomio se escapó y decirle que si vuelve a acercarse a mi le rompo las piernas, así, con amor.

      Con todo esto, ¿no crees que reescribirlo es importante? Es eso o abandonar la historia.

      La verdad es que tus comentarios me suelen ayudar, aunque no hayas leído la historia no creo que sea necesario para dar consejos generales de escritura, y cada vez que tengo una duda tu respondes, así que sí, me eres muy útil. Gracias. 😀

      Me gusta

  2. Hola, bueno… qué decir? Creo que estos Hiatus son parte del proceso. Otros escritores lo viven en privado, los que publicamos “en vivo y directo” los vivimos en público. Es digno de admiración quien logra terminar su novela en el tiempo que se lo propuso… Lo importante es que estés contenta con lo que escribes y te sientas bien con lo que publicas. Mucho ánimo. Quizá te sirva esta herramienta https://www.celtx.com/index.html Es un programa para escritores. Te permite tener ordenado fichas de los capitulos, de personajes, de lugares, estructuras de las escenas, y los capítulos de la novela. A mí me ha servido mucho. Y sobre ser Beta, no sabía que existía eso, je je. No tengo mucho tiempo pero me gustaría ayudarte. Un abrazo

    Me gusta

    • He mirado la herramienta. La versión gratuita parece simplemente un bloc de notas, ¿no? Yo suelo usar el móvil para eso. Luego, cuando ya estoy en el ordenador, tengo muchísimos documentos con información referente a la historia o al mundo que me estoy inventando, para no pillarme los dedos con mis propios zapatos, pero a lo mejor lo descargo y la pruebo. Gracias por la recomendación.

      Los hiatus son necesarios, supongo, o los parones para mirar atrás, revisar y continuar. Al menos si pretendes escribir algo bueno. Puede que haya gente que sea capaz de escribir maravillas del tirón, pero no es mi caso. Yo no sólo me equivoco, sino que además termino escribiendo y publicando cosas con las que no estoy para nada satisfecha, confiando en la indulgencia del lector, pero eso es una muestra de que no estoy tratando bien a los lectores, y no es lo que quiero hacer.

      Lo de la beta es importante, no sólo para la ortografía, que siempre se nos escapa algún acento o se nos va el dedo poniendo o quitando h de más, pero además se supone que la lectora beta es la que te hace una crítica sincera de la obra antes de que des un paso mucho más serio, intentar publicarla. Si hubiera tenido una beta, me habría tirado de las orejas al menos cuatro veces por capítulo, haciéndome comprender que mis personajes tienen de humanos lo que Batman de murciélago, el nombre.

      La verdad, si tienes poco tiempo no me atrevo a pedirte que me corrijas los capítulos, como beta, pero si alguna vez llegas a leer la nueva versión, serías de muchísima ayuda si criticaras sin miedos. Te juro que soy una persona difícil de ofender, algo masoquista, supongo, porque se me acelera el pulso al ver una crítica sincera, incluso cruel, haciéndome notar lo que no estoy haciendo bien. Es un fetiche raro, pero los hay más peligrosos: hay quien no le gusta que le digan que puede cometer fallos.

      Muchas gracias por todo 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s